La Cruz Roja Costarricense a nivel central y desde sus estructuras regionales y locales, se compromete a promover la transparencia y rendición de cuentas con sus múltiples partes interesadas: beneficiarios, autoridades regulatorias y contraloras, miembros,  gobiernos, donantes, socios externos y otros.

“Somos responsables ante quienes ayudamos, así cómo ante quienes nos ayudan”.

Como institución humanitaria y como resultado de que movilizamos recursos públicos y privados para desarrollar el amplio portafolio de servicios que brindamos a las personas súbitamente enfermas o en necesidad, requerimos asegurar estas acciones,  a fin de conservar la confianza de todas las partes, en todas las circunstancias.

Además, la Institución exige a miembros en general, por sobre todo a su dirigencia,  el estricto apego a los principios  y valores humanitarios, además del acatamiento inequívoco del deber de probidad y en consecuencia de las normas que eviten el fraude, la corrupción y los atentados a la reputación institucional y la integridad.