Plan Estratégico de Desarrollo 2017-2020

Un mapa de ruta basado en resultados para redimensionar la organización, incrementar la calidad de los servicios y hacer más eficiente la utilización de los recursos, promoviendo los principios y valores humanitarios del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Plan Estratégico de Desarrollo 2017-2020

El ideario de una aspiración de desarrollo

El Plan Estratégico de Desarrollo que les presentamos, es la consecuencia de la integración de una extensa consulta nacional, realizada a través de las Juntas Regionales a todos los niveles de la Sociedad Nacional, en el marco de los acuerdos y resoluciones alcanzadas en el Congreso Nacional de junio de 2016, de la específica consulta en más del 96% Comités Auxiliares a través del diagnóstico BOCAC y con el trabajo transformador de las Direcciones Nacionales y demás unidades organizacionales de la Sociedad Nacional.

Decididamente también, hemos alineado nuestra pretensión con varios instrumentos nacionales e internacionales como la Política Nacional de Gestión de Riesgo 2015-2030, la Cumbre Humanitaria y los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. Con particular interés alineamos esta pretensión, también con varios instrumentos del Movimiento Internacional como lo son resoluciones de la Conferencias Internacionales y Consejo de Delegados, el Marco de Acción Interamericano 2015-2020, eje y motor de la medición de nuestra contribución a la Estrategia 2020 de la Federación Internacional, las resoluciones de Toluca sobre Gestión de Riesgo y Migraciones, así como con el Marco de Desarrollo de las Sociedades Nacionales.
 

En este proceso, de forma activa, participativa, abierta y crítica, analizamos el camino andado en las últimas décadas y la pertinencia de nuestra accionar, de nuestros servicios, de la organización que poseemos y las pretensiones de desarrollo futuro que compartimos, así como de revisar los alcances de nuestro rol auxiliar y vinculación con el sistema normativo nacional. Nos hemos planteado abordar el futuro con una actitud realista, comprometida, en evaluación constante y con prioridades claras acorde a nuestra realidad, para dar atención a aquellas cuestiones esenciales que tenemos pendientes para cumplir con el fundamento operativo, administrativo, organizacional y doctrinal que beneficiarios, benefactores y socios estratégicos así nos demandan.
 

A futuro, queremos y debemos ser una organización humanitaria que brinda servicios de calidad a la sociedad costarricense. Por tanto, aspiramos a ser pertinentes, vigentes, eficientes e innovadores.   Como organización en constante evolución esperamos abordar nuestros retos y dilemas desde el análisis de riesgo y vulnerabilidad de nuestro entorno, aprendiendo y reaprendiendo de la práctica cotidiana y teniendo clara nuestra responsabilidad por la mejora continua, la transparencia y la rendición de cuentas.  En nuestro intento buscamos ser una organización con capacidad de existir de forma relevante, de organizarnos adecuadamente, de relacionarnos con otros y de movilizar recursos, con capacidades de ejecución y con renovadas fuerzas para crecer.

 

El renovado concepto de reflexión crítica institucional, orientado a la construcción colectiva de un mejor futuro y de fomento de la participación de toda la membresía (siendo parte, teniendo parte y tomando parte del proceso) ha permitido esta profunda reflexión de la realidad gracias al empuje y compromiso de los presidentes regionales y locales, secciones de servicio, dirigencia nacional y consejo nacional, partiendo de la iniciativa, gestión y esfuerzo regional.

 

El propósito que buscábamos con los debates y análisis de realidades y debilidades cotidianas, así como de los instrumentos de planificación que usamos, fue demostrarnos que somos algo más que un servicio de ambulancia; que hay cambios en lo político, administrativo, organizacional y operativo que debemos inevitablemente realizar para balancear nuestro accionar y afrontar el futuro de forma más consistente. La co-creación entre sistema de gobierno, gestión central y regional nos ha permitido no sólo el reconocimiento, la apropiación y el compromiso de la dirigencia sino implementaciones y respuestas conjuntas con altos nivel de descentralización, participación y decisión, como no se había dado en la historia del último lustro. No podemos, no debemos detenernos ahora.

 

El camino del futuro de la Cruz Roja Costarricense, no es una aspiración de unos pocos.  Es la manifestación de compromiso de organización que se ve, se cree y se siente capaz de hacer más, hacerlo mejor y llegar más lejos, gracias a su deseo y voluntad de quitarse las cadenas del conformismo y la indiferencia.

Marco de acción interamericano 2015-2020

"Leer más"

Vínculo con los Objetivos Desarrollo Sostenible 2015-2030
Con el PED 2017-2020 reafirmamos nuestro compromiso institucional de contribuir al logro de los ODS 2030

"Leer más"

3931total visits,6visits today